Diástasis Abdominal, ¿Qué es?  ¿Cómo mejorarla?

La diástasis abdominal es la separación de los músculos rectos del abdomen.

Existe una separación normal de estos vientres musculares, que está conformada por tejido conjuntivo, llamado línea alba. Esta separación es menor a 2,5 cm aproximadamente.

Durante el embarazo se generan muchos cambios en el cuerpo de la mujer, que permiten el desarrollo del bebé, y por ende, el crecimiento del útero.

Los cambios hormonales causados por la relaxina, progesterona y estrógenos, permiten que los músculos abdominales se estiren, y también se separen (diástasis), acompañando el desarrollo fetal.

embarazada-

Es decir, la diástasis durante el embarazo es normal y fisiológica. Esa separación se incrementa, y «deja lugar» al bebé que crece.

Pero es importante saber, que esta separación se dará en mayor o menor medida, dependiendo de varios factores. Algunos de ellos son: el tono de los músculos abdominales antes del embarazo, el peso incrementado durante los meses de gestación, cantidad de embarazos, forma en la que se realiza el parto, actividad física inadecuada durante el embarazo,  etc.

A mayor aumento de la diástasis, más dificil será la recuperación.

Por esto es importante prevenirla, con una buena forma física previa al embarazo y un buen tono muscular a nivel abdominal. También será importante realizar una buena recuperación entre un embarazo y el siguiente, así como controlar la ganancia de peso durante la gestación.

Tras el parto, todos estos cambios y adaptaciones deben volver progresivamente a la normalidad. Esto llevará unas cuantas semanas, e inclusos meses.

Los niveles hormonales deben restablecerse, y el cuerpo llevará a cabo procesos de drenaje, absorción, involución, etc.  La Diástasis abdominal irá disminuyendo, y los músculos abdominales recuperarán de a poco su tono muscular.

En ocasiones, esto no ocurre de forma natural, y se mantiene después del embarazo y del parto, una diástasis mayor a la normal. Es decir, una separación de más de 2,5 cm entre los rectos del abdomen, lo cual genera una debilidad en la faja abdominal, y una zona de riesgo en la línea alba (tejido conjuntivo)

La diástasis generalmente va acompañada de una hipotonía de la musculatura abdominal. Es decir, de una debilidad de esta musculatura que ya no puede sostener y ajustar como debería hacerlo.

El tejido conjuntivo se encuentra vulnerable y puede lesionarse ante esfuerzos o aumentos de presión intra-abdominal. Ya sea con esfuerzos de la vida cotidiana, o a aquellos relacionados con el deporte.

Dependiendo la gravedad de la diástasis, la indicación médica podrá variar. Posiblemente sea quirúrgica (en los casos más severos) o de intervención terapéutica (en los casos leves-moderados), En este último caso, será necesario lograr la recuperación de esta musculatura a través de ejercicios/tratamientos que incrementen su tono de base y funcionalidad.

Los Ejercicios Hipopresivos  serán de gran ayuda al respecto.

Las evidencias clínicas indican que los Hipopresivos mejoran notablemente el tono de base de la faja abdominal, y son de ayuda para disminuir la diástasis de rectos.

Tras algunas semanas de práctica sistemática, la diástasis suele mejorar. Se disminuye esta separación y los músculos abdominales se encuentran más tensos.

Se reduce la distensión abdominal propia del período de post parto, y se recupera la funcionalidad de nuestra faja o corset abdominal, lo que repercute directamente sobre la salud y la estética de la mujer.